Kalima’s Dream

Tr3s Micos 5 – Apuntdepetar

Una de nuestras secciones fijas dentro de éste “nuestro/vuestro” programa es el “Kalima´s dream”. Desde el primer día de emisión este programa ha estado dedicado a la memoria de todos aquellos que hemos disfrutado de este emblemático local de la noche caldenca cuando ésta realmente existía. Ahora sólo me quedan unos bellos recuerdos de esas noches “samberas” y de cuando “tomar una copa” en Caldes no era una utopía sino una agradable realidad.

El Kalima al que nos referimos era un edificio de dos plantas situado entre la actual pensión y la valla que la separa del Paseo. También he de decir que, desde donde me alcanza la memoria, la pensión siempre ha existido, primero como alojamientos para los alemanes que venían a disfrutar de nuestras características playas y espigones (que tampoco están) y luego más tarde como habitaciones y apartamentos para alquilar (incluso el edificio estaba catalogado dentro de las casas de la “Colonia”).

[@more@]

Pero a lo que nos vamos a dedicar en el artículo es al “Kalima Bar Musical” y éste artículo no tendría razón de ser sin evocar primero a la imagen de Domingo Comas, (Diciembre 1940-Abril 1998). “Mingo”, que así le conocíamos sus amigos y clientes, era una persona extrovertida, bohemia y desinteresada que al principio de los sesenta montó un bar restaurante de dos plantas en el lugar ya mencionado y que con el paso del tiempo se convirtió en unos de los primeros bares musicales de la comarca y de los más famosos y longevos del Maresme.

Kalima tenía varias cosas que lo hacían especial. En primer lugar su ubicación; entre las casas señoriales de la “Colonia” se encontraba un lugar donde la gente podía tomar una copa o bien en el interior (más bullicioso en verano) o en el exterior disfrutando de una vegetación y del frescor de la brisa de un mar que rompía contra el espigón situado justo delante y de una luna que parecía que brillaba única y exclusivamente para sus clientes. En invierno, debido a las inclemencias de la estación, se abría la parte superior más intimista, se encendían la “llar de foc” y se disfrutaba de un ambiente más tranquilo e incluso se llegaba a improvisar una pequeña pista en el interior dónde el único problema era saber quien iba a atreverse a empezar el baile.

En segundo lugar sus fiestas; las mismas se creaban desde un punto de vista totalmente innovador en aquellos tiempos, “carnavales”, “noches blancas” e incluso hasta “fiestas romanas” se llegaron a hacer en el local, el cual se ponía a rebosar de clientes y amigos para estas fiestas que fueron un poco las precursoras de las fiestas semanales que más tarde se realizaron en “Crac´s”,New Crac´s” y “Quattro”, pero esto es otra historia que trataremos en próximos números de la revista.

En tercer lugar y casi lo más importante para mi fue el papel integrador que realizó el local; en un momento donde había cierto “separatismo” entre la gente que venían de Barcelona y los que habitaban en Caldes todo el año, el punto de encuentro y el lugar donde no existían las distinciones fue Kalima. En la noche de Kalima se fusionaban los jóvenes de Caldes, gente de la “colonia”, veraneantes, “los de Barcelona”, “los progres”, los vecinos de las poblaciones cercanas y durante unas horas se “colgaban” en la puerta las diferencias y todos disfrutábamos de buena música y un envidiable ambiente.

Por Kalima han pasado tres generaciones de jóvenes que fueron dejando una huella en unos momentos determinados de nuestra historia que no se pueden dejar en el olvido. Así tenemos la década de los sesenta; con gente de Caldes, Arenys, Barcelona, veraneantes, intelectuales y jóvenes influenciados por el mayo del 68 francés que se reunían en Kalima para compartir libros, ideas o noticias que eran de difícil acceso en la época franquista.

A partir de mediados de los setenta, los llamados “años de la transición” Kalima sigue llenándose con jóvenes de Caldes, Barcelona y gente que trabajaban en el textil de Canet (sector económico muy importante en esa época) que venían a tomarse la copa a Caldes y que lo llenaban un fin de semana sí y el otro también. Y ya llegaríamos de los 80 hasta el final de sus días. Esta fue la época más de fiestas y donde se consolidó 100% como bar musical y punto de encuentro entre la gente que hacía la primera copa en el local para luego “calentar motores” para la disco “Cracs”. Durante la misma noche se producía el cambio natural para las personas que iban a Kalima para tomar la última copa en un ambiente más relajado y con música que iba reflejando con los años todos los estilos de los 60, 70 y 80.

En Barcelona en los ambientes más jóvenes (universidad, etc) uno de los puntos de referencia de Caldes era Kalima, tanto era la fama del local que incluso llegó a crearse un Kalima II en la capital.

Llegamos ya al final del artículo. Todos los que hemos podido disfrutar del local sabemos que de historias sucedidas en Kalima podríamos llenar libros, pero en lo que todos estaremos de acuerdo es en el especial cariño que siempre guardaremos a la figura de “Mingo”. Eran clásicas sus “escapadas” al Carnaval de Río y esa búsqueda siempre de cosas nuevas para llevarlas a “su-nuestro” Kalima, desde una fuente que nunca llegó a funcionar bien, a unas bellas decoraciones interiores al mejor estilo brasileño. El cariño que nos regaló fue tan grande que el día de su sepelio se dieron cita las tres generaciones que disfrutamos de su compañía como sentido homenaje a su figura (de ahí que la sintonía de la sección del “Kalima´s dream” sea un “mix” de canciones brasileñas en su honor).

Yo no sé si cualquier verano pasado fue mejor, pero yo al menos………….me divertía más. Gracias de corazón “Mingo” !!.

.

Gracias a la aportación de los “kalimeros” Jaime Comas, Santi Artigas, Familia Vila-Serra y Gloria Pintò, porque sin vosotros no podría haber repescado este trozo de historia de Caldes, la Caldes divertida, joven y alegre donde quizás no habían tantas manifestaciones culturales pero…….nos lo pasábamos de bien !!!!



Aquesta entrada ha esta publicada en General. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

3 comentaris a l'entrada: Kalima’s Dream

  1. Anna diu:

    Article molt interessant per nosaltres. Sóc la filla de la família que ha agafat l’actual pensió, recollint tota aquesta història de Caldes d’Estrac i d’en Mingo.Personalment sense haver conegut en Mingo li guardo un record, i m’agradaria posar cara a aquest Sr. Algú tindria una foto?

  2. Anna diu:

    Per cert veig que no ha sortit el blog que recentment acabem d’obrir i que poc a poc anirem fent:
    pels kalimerus de tota generació http://kalimerus.blogspot.com

  3. pep grau diu:

    Dons si, realment despres de llegir l,escrit m,he omplert de una nostalgia que porta el temps, temps de joventud, temps de la copa abans d,anar al Crac,s, etc…
    Moltes merces.
    Pep Grau.
    Mataro.

Els comentaris estan tancats.